A Priori: Un monólogo para acabar el año

28 de Diciembre,2020


¿Y bueno? ¿qué más hay que agregar?


Sería sumamente narcisista de mi parte asumir que todo mundo quiere escucharme divagar, y para muchos, una gasta total de su tiempo, entonces no les quitaré su tiempo: Si te llego esta carta abierta, es por estos dos motivos:


I. Al estar leyendo esto, es por que te considero una persona de mucho valor y confianza propia, lo cual considero “esencial” a mi vida, y es por eso que solamente te quería remarcar esa importancia que tu tienes para mi, y con esto finalmente desearte un muy feliz año y fiestas por venir, con todas las bendiciones y logros que se te puedan conceder. Con esto el mensaje queda claro, y puedes si te acomoda dejar de leer este escrito.



II. Con esta confianza que yo te remarco, te invito por si te interesa, acompañarme a continuación a un último escrito terapéutico a través de este 2020, con la humilde intención de pensar que podría ser de gran ayuda a quien la necesite, esa misma que yo busco lograr a mi dia a dia.


Sin mas que decir, espero lo disfruten.


Si llevan un rato conmigo, se podrán acordar de una carta que les mande hace 2 años a la fecha. Esa reflexión al dia de hoy guarda un lugar sumamente especial en mi corazón; Fue la primera instancia que realmente tuve el llamado “valor” de expresarme con total y definitiva sinceridad sobre todo los obstáculos y dificultades que me habían surgido en el transcurso de ese año, y con esto mismo en mente, agradecer a todas las personas que me acompañaron. Fue un momento fundamental no solamente para entender el impacto profundo que la sinceridad de palabra puede tener con quienes me rodean, pero como esa total honestidad ayuda en la aceptación más importante en tu vida… la propia. Fue gracias a esa carta que surge “Compass” y el concepto de expresión que se ven en el libro, basándome en las reacciones e ideas principales mencionadas:


Todos tenemos voz, todos tenemos un camino y todos buscamos apoyarnos el uno al otro.


Pero hay una idea que debido a mi ideología prematura de lo que yo pensaba que lo que era mi éxito personal nunca me tomé el tiempo de mencionar y definitivamente es algo que viéndolo en retrospectiva, lo considero uno de los errores más grande que alguien puede hacer en su camino de autosuperación: Pensar que ya acabaron.


Viéndola 2 años después, me doy cuenta que todo el escrito parece estar estructurado como una despedida total a mis problemas; como si estuviera anunciado un discurso de agradecimiento en los Oscares, agradeciendo a todas las personas que me ayudaron a llegar ahí, y al hacer eso, inconcientemente me metí la idea a la cabeza de que ya mi historia de éxito ya había acabado, y nunca más me volvería a ver en ese lugar tan oscuro lleno de tropiezos y agresividad interna hacia uno mismo. Sin duda puedo decir que tenía mucho que celebrar y agradecer en esa etapa de mi vida, y aunque siempre seré de la idea que la vida se basa en la celebración de las pequeñas victorias que nos llevan a ser mejores personas en general, hay una distintiva que no nos hemos mencionado... La constancia.

Citando directamente a la carta, “siento que está en nosotros como la siguiente generación incitar un cambio de cultura en el país, prometo ser mas honesto conmigo mismo y con los demás, evitar por completo la mentira cueste lo que me cueste, y mi propósito principal, prometo ser mejor que cualquier otra versión de mi mismo, por ende, quiero que esta carta quede como prueba y que si en algún momento ven que no estoy cumpliendo con mis metas finales, que usted como el lector, me recuerde mis meta finales.”


Es por eso que quisiera compartir unos pensamientos y reflexiones generales que me gustaría que nosotros como conjunto tomemos en consideración no solo para empezar este siguiente año, pero para muchos de nosotros, la etapa más importante de nuestras vidas.


El 2020… Madre mia


Si Algo no quiero hacer de este monólogo es repetir las ideas sobre usadas que ya todo el mundo sabemos, solo me quedare con esto. Fue sin duda alguna, el peor año colectivo el cual nosotros hemos tenido el disgusto de experimentar, y no hay enseñanza ni idea que llegara a justificar esto. Hace algunos meses, empecé a notar una pregunta por todas mis redes sociales que sin duda alguna hacía hervir mi sangre. Se empezó a discutir la pregunta: “¿Si tuvieras la opción de repetir la pandemia, lo harías?” y a mi disgusto, empeze a ver como mucha gente empezó a contestar que sí lo harían, usando argumentos como: “La pandemia me ayudó a darme cuenta quienes eran mis verdaderos amigos”, “La pandemia me ayudó a reconectarme con mi familia”, “Aprendí a quererme más con el encierro” y todo en el rango de estas ideas y simplemente… me enfurecia.


No me quiero malentender; nada me dará más gusto que ver que los demás se auto mejoren, pero el hecho que estarías de acuerdo en repetir el evento mundial más devastador de todos los tiempos para obtener esa automejora me parece un insulto directo a las millones de familias y médicos lo cual están dando sus vidas dia a dia combatiendo el virus, y francamente una manera muy hipócrita de ver el mundo. Esos valores aprendidos durante este tiempo no fueron “gracias” a lo ocurrido, fueron a coste de lo ocurrido, y no importa quien seas, ninguna enseñanza justifica lo que muchos tuvieron que pasar durante estos tiempos. Menciono esto no para ridiculizar a quienes dicen lo anterior o quienes lo creen, pero para remarcar una preocupación enorme que tengo no sobre mi propio futuro, sino de quienes me rodean.


En pocas palabras; Si, el 2020 fue un año terrible, posiblemente el peor año posible para muchos de nosotros, pero de todo lo que ha pasado y está por venir, yo creo que lo que más nos debe de preocupar no es lo que sucedió, pero lo que está por suceder. Al igual que mi carta de hace 2 años, no podemos ceder a la idea de que ya acabamos, pues apenas empieza lo difícil para nosotros. Hablando directamente hacia mi demográfico (17-24), aunque no quisiéramos admitir en voz alta, nuestros peligros físicos hacia el virus no son drásticos para nosotros; Tenemos la ventaja que por nuestra edad, lo más probable es que si nosotros contraemos el virus, no tengamos ninguna repercusión serie a nuestra salud o efectos a largo plazo que nos deberían de preocupar, y cuando vemos el principio del fin de la pandemia, oficialmente estamos listos para cantar victoria y continuar con nuestras vidas, pero lamento decirte que aunque no tengas ninguna repercusión física, la verdadera repercusión de la pandemia hacia tu vida va ser mucho más personal de lo que te esperas, y este será con la falta de momentum que empezaremos a sufrir en los próximos años.


Dejenme les pongo un ejemplo para darme a entender: El momentum se puede considerar como el "poder" cuando un cuerpo se está moviendo, es decir, cuánta fuerza puede ejercer sobre otro cuerpo. Por ejemplo, una bola de boliche (masa grande) que se mueve muy lentamente (velocidad baja) puede tener el mismo impulso que una pelota de béisbol (masa pequeña) que se lanza rápido (velocidad alta). Bajo la lógica de la física, entre mas momentum mantiene un objeto sea de masa grande o pequeña, mas dificil sera de parar, y es por eso que muchas veces aplicamos el concepto de momentum no solo para la física, pero para nuestras vidas diarias: Si un proyecto o meta tuya ya tiene movimiento que llevarás generando por muchos meses o quizas años, sera mucha mas dificil de parar a la larga. Con esto en mente, ya podemos verlo con un ejemplo propio: A principios de Marzo, yo posiblemente estaba en la mejor etapa de mi vida: “Compass” por fin tenía planes estables a futuro, estaba recuperandome académicamente para llegar a lograr en el futuro y nunca me había sentido mejor físicamente y mentalmente… En pocas palabras, tenía momentum en mi propia vida lo cual había estado generando desde los últimos 3 años, y bajo la lógica, tendría que pasar algo extraordinario para llegar a detenerla… Desafortunadamente, fue justamente eso lo que pasó. El mundo completo se congeló, y aunque en un principio me negaba la idea de que esta ocurrencia pararía mis planes, es solamente ahora donde puedo admitir que todo se derrumbo… toda mi momentun desapareció.


Es por eso que me instigaba tanto la idea de que la gente llegara a “repetir” la pandemia, más que nada me sonaba conformista; con valores preceptos a la falsa realidad de la nueva normalidad. Me daba la imagen de que estas personas habían olvidado sus planes exteriores y solamente se sentían satisfechos con quienes eran en el momento. Me di a la imagen que si seguía con momentum en mis planes, nada me llegaría a parar, cuando ahora me doy cuenta de la ignorancia hacia mis ideas, y seriamente dudo ser el único con estas ideas. Me pongo a cuestionar en todos los planes a futuro de las personas mas cercanas a mi, y todas ellas quienes no tuve el lujo de conocer sus metas, metas que ahora muy probablemente quedarán solamente como memorias. Siguiendo el escenario mas optimista por parte de los gobiernos locales, se pronostica que la pandemia llegue a acabar a mediados de Julio de este mismo año, pero si algo me ha enseñado este encierro es que no consta con fechas definitivas. yo creo que pocas, y me atrevo decir que ninguna acción de este tiempo me ayudaba a la persona que quería ser, y esto mismo le dio un giro de 18’ a mi perspectiva y a mis metas. Me di cuenta que mi tiempo a cumplir es limitado, y que si en ningún momento empezaba a quitarme las excusas y comenzaba a actuar, jamás iba llegar a hacer la persona que quiero ser, y esto me lleva a la razón por la cual les estoy compartiendo este mensaje, para compartirles esta misma revelación con ustedes.

Es cierto que estamos empezando a ver el “Principio del Fin”, pero no es momento de cantar victoria. Aun con este escenario optimista, sería casi un año y medio de encierro total, y aquí es donde llega la pregunta: ¿Soy la misma persona que se encerró en Marzo? ¿Sigo teniendo esas mismas ambiciones y deseos a futuro ¿Que pasa con mi futuro?. Va ser difícil, pero muchas veces te das cuenta que los cambios ya se hicieron: Todo desde tu peso, tus lazos, tus proyectos o cualquier otra cosa que sienten en tu pasado. Lo más difícil de admitir cuando pierdes tu momentum, es que cuando ya tuviste tu etapa de movimiento, es considerable más difícil llegar a donde en algún momento estabas, porque la teoría del momentum aplica para ambos lados. De la misma manera que las acciones positivas te genera momentum positivo que te hace difícil de parar, las mismas acciones negativas también te producen momentum, y es igual de difícil de detener cuando ya lleva tiempo acumulandose.


Quiero hablar con última vez con mi demográfico principal (17 a 24 años): Tienen la desfortuna que al igual que yo, están entrenando a la etapa a lo que yo creo que es la epoca mas importante de sus vida:

“Cuando nos graduamos de la escuela, dejamos atrás las únicas vidas que hemos conocido, aquellas que han sido cuidadosamente empaquetadas en fragmentos del tamaño de un semestre con metas dentro. De repente, la vida se abre y los programas de estudios se han ido. Hay días, semanas, meses y años, pero no hay una forma clara de saber cuándo o por qué deberían suceder las cosas. Puede ser una experiencia desorientadora como una cueva”


Esta ya era una constante antes del llamado, ahora imagen los problemas que traeran saliendo: Estamos sacando a una generacion completa de jovenes a descubrir sus prioridades y cumplir sus metas después de casi 2 años completos de encierro y estancia total, y me aterra personalmente encontrarme en ese escenario. El Debería, debería, debería. Todos estamos paralizados por lo que pensamos que "deberíamos" estar haciendo. Pero ningún camino es igual. Incluso si creo que "debería" convertirme en un programa de computadora para tener la mejor oportunidad en la economía, esa no es una opción realmente viable para mí. No soy programador de computadoras. El cambio que debemos hacer es del negativo "no soy" al positivo "yo soy". Es fácil estar en contra de algo, no es tan fácil definir quién eres. Repito y siempre lo repite, yo no soy ni busco ser un ejemplo de éxito a seguir, por que al final del dia, soy igual de inseguro y precavido a lo que está por venir, pero solamente quiero recalcar lo que está pasando por nuestras vidas, y que nos damos cuenta que entramos a esta etapa con las manos amarradas y sin saber nadar, entonces es hora para acumular nuestro momentum.


Sin mas que decir, siempre les voy a agradecer su tiempo: Son sin duda una parte esencial en mi vida, y aunque no siempre se los repita personalmente, no hay barrera ni límite que sea suficiente para despreciar a quienes están cerca de mi. Por mi parte, no hay nada que me genera más felicidad que ayudar a quien llegara a aceptar mi ayuda, y es con esto que me quiero despedir con una invitación a todos ustedes: No entren a la falsa realidad de que un nuevo año hace un nuevo tu, por que esa versión de ti se queda muchas veces congelado en Enero y no vuelve salir. El concepto de cambiarte por completo al principio del año no es saludable para la automejora, es por eso que veanlo mejor como un agarre de momentum, que poco a poco estará incrementando para mejorarte. SIEMPRE celebra las pequeñas victorias, pero nunca dejes que esas pequeñas victorias se queden pequeñas, el área de mejora solamente sube, no se queda en ese mismo nivel. De mi parte, reitero mis promesas de hace dos años y me encuentro sumamente emocionado por lo que está por venir, ahora con la idea de que nunca se termina en la mejora de uno mismo y sin mas que decir, Si ya llegaron a este punto final, quiero pedirles las gracias por su tiempo y consideración, se que muchos no verán esto con seriedad, pero a los que sí se tomaron el tiempo de leer mis pensamientos, se los agradezco profundamente por escucharme y que Dios los guarde en este 2021



Atentamente


Juan Carlos Tame


117 vistas0 comentarios

¡ContÁctANOS!

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon

© 2020 Proyecto Compass